share on:
Comparte!
El alcoholismo (consumo compulsivo de alcohol) está vinculado con la conexión neuronal entre dos regiones del cerebro, el córtex prefrontal medio y la sustancia gris periacueductal, revela un estudio

Un grupo de científicos estadounidenses descubrió en un estudio sobre el alcoholismo, logro localizar en ratones un circuito cerebral que controla el consumo de alcohol.

Y puede ser utilizado para predecir la probabilidad del desarrollo de la adicción a la bebida o alcoholismo como comúnmente se conoce  según un estudio publicado el 22 de noviembre en la revista Science.

Para evaluar el nivel de adicción o alcoholismo de los roedores al alcohol, los investigadores les dieron a ingerir una solución al 15 % de etanol. Con el tiempo, empezaron a añadir a la bebida un sabor amargo para asociar su consumo a una consecuencia negativa.

Los investigadores dividieron entonces a los ratones en tres grupos según cuánto y cómo bebían: poco, mucho o compulsivamente. Estos últimos seguían mostrando el mismo comportamiento descontrolado pese a su mal sabor.

Al examinar con microendoscopia los cerebros de los animales antes, durante y después de consumir el etanol, descubrieron que la ingestión compulsiva de alcohol estaba vinculada con la relación neuronal entre dos regiones cerebrales: el córtex prefrontal medio y la sustancia gris periacueductal. Al incentivar o suprimir esa conexión, lograron alterar la actitud de los roedores hacia la bebida.

«Ahora podemos mirar dentro del cerebro y encontrar patrones de actividad que predigan si los ratones se convertirán en bebedores compulsivos en el futuro antes de que se desarrolle el alcoholismo cita un comunicado del Instituto Salk de Estudios Biológicos a la profesora Kay Tye, que lideró el estudio.

«No sabemos si este circuito cerebral es específico para el alcohol o si el mismo circuito está involucrado en múltiples comportamientos compulsivos diferentes, como los relacionados con otras sustancias de abuso o recompensas naturales, por lo que es algo que debemos investigar», agregó.

Asimismo, señaló que espera que este trabajo sobre el alcoholismo represente un «estudio histórico».

«Cierra la brecha entre el análisis de circuitos [cerebrales] y las investigaciones del alcohol y la adicción, y proporciona una primera visión de cómo se desarrollan las representaciones del alcoholismo a lo largo del tiempo en el cerebro», destacó la investigadora

Existen ciertas señales de alerta para el alcoholismo.

  1. El alcohol interfiere en la vida normal

Consumir alcohol interfiere con el trabajo, el estudio o las actividades normales. La necesidad de beber es más importante y la resaca y el malestar posterior impiden que actúe normalmente.

  1. Bebe a pesar de que hará una actividad de riesgo

A una persona que se está volviendo hacia el alcoholismo no le importa si va a conducir un auto, manejar maquinaria pesada o cualquier actividad que requiera precisión absoluta, hasta, pongamos, operar, en el caso de un cirujano.

  1. Pérdidas de memoria o conocimiento

Sufre accidentes o lesiones por perder el conocimiento después de beber y no recuerda lo que pasó.

  1. Bebe a pesar de una condición médica

Como por ejemplo saber que sufre cirrosis y no dejar la bebida.

  1. No controla cuánto bebe

Pierde el control del consumo por completo.

  1. Necesita cada vez más alcohol

Para obtener el mismo grado de embriaguez, cada vez debe beber más cantidad de alcohol.

  1. Se siente mal si no bebe

Aparecen los síntomas de abstinencia del alcoholismo. Si no bebe alcohol, se siente enfermo con sudoración, temblores y ansiedad.

  1. La bebida viene primero

A pesar de que los problemas que puede causar en su vida, el alcohólico sigue bebiendo.

  1. Bebe solo

Beber ya no es un acto social. Bebe en soledad.

  1. Bebe desde temprano

La persona bebe temprano en el día y permanece borracho durante mucho tiempo.

  1. Oculta su alcoholismo

Trata de ocultar el hecho de que bebe y elabora excusas.

  1. Recurre al alcohol para aliviar el estrés o resolver problemas.

No puede solucionar los problemas ni enfrentar la vida sin alcohol.

  1. Se pone violento cuando bebe

Cuando bebe se torna violento, excitado o tenso. Muy hostil.

  1. No come bien

Casi apenas lo suficiente como para seguir bebiendo.

  1. Descuida su aspecto físico e higiene personal

Descuidar la forma de vestirse o el aseo personal. Es otro síntoma evidente de esta enfermedad social conocida como el alcoholismo

 

Fuentes consultadas RT y diariolasamericas.com

“La verdad no existe, existen sólo los hechos la verdad la imponen los grandes medios y el poder detrás de ellos en las sombra”

No recibo dinero de ningún gobierno ni tampoco de algún grupo económico, los artículos que ustedes leen son producto de libertad absoluta, donde trato de escribir sobre los hechos porque sólo estos nos harán libres


Donaciones RCENI
Hector Figuera

Hector Figuera

CEO Fundador del portal RCENI Radio Centroamérica Internacional Audiovisualista Temático Antropocentrico especializado en composición.