share on:
Comparte!
Esta extraña anomalía atmosférica interrumpe las comunicaciones globales, lo que podría ser peligroso, entre otras cosas, para los pilotos de aviones que dependen de los datos de GPS.
Tiene vueltos locos los GPS

«La mayor parte de la Tierra está protegida del viento solar y de esta anomalía atmosférica pero justo cerca de los polos, en el sector mediodía.

Nuestro campo magnético se convierte en un embudo a través del cual el viento solar puede llegar hasta la atmósfera», explicó uno de los investigadores de la misión, el físico Mark Conde, de la Universidad de Alaska Fairbanks.

Son precisamente los efectos de esta anomalía atmosférica (o cúspides) lo que quieren examinar los científicos. El problema es que la afluencia del viento solar que se infiltra en nuestra atmósfera genera serios problemas en el funcionamiento de los satélites, las señales de radio y el sistema GPS.

Para conocer más sobre estos efectos, se desplegarán también las misiones CHI (Investigación de Calentamiento de Cúspides) y CREX-2 (Experimento Regional de Cúspides-2).

Densidad extra

La CHI será lanzada desde Svalbard, mientras que la CREX-2, desde la población noruega de Andenes. Estas dos misiones van a ocuparse de las turbulentas manchas de plasma denso que existen dentro de la región de la aurora. Estas manchas fueron descubiertas en 2004 y tienen una masa aproximadamente 1,5 veces mayor de lo normal.

Esta anomalía atmosférica «puede parecer que una pequeña masa extra a unos 320 kilómetros de altura no es gran cosa», afirmó Conde, investigador principal de la misión CREX-2. No obstante, si esto ocurriera a nivel del suelo, el cambio de presión causado por esta densidad extra «causaría un huracán continuo más fuerte que cualquier cosa vista en los registros meteorológicos», advirtió.

Además, los científicos afirman que este fenómeno fr las anomalía atmosférica puede llevar a un mayor arrastre en los satélites a medida que orbitan la Tierra.

Interrupción del sistema GPS

Por su parte, la misión ICI-5 tiene como objetivo medir la turbulencia en la anomalía atmosférica sobre todo su cúspide. El problema es que cuando las señales de GPS y de comunicación atraviesan la atmósfera mientras esta está turbulenta, se vuelven confusas. Esto, a su vez, puede ser peligroso para los aviones y barcos que utilizan estos datos de GPS para navegar.

Pero por ahora no se sabe qué es exactamente lo que causa estas anomalía atmosférica. Según el físico espacial noruego Joran Moen, de la Universidad de Oslo, también podrían ser resultado de las ondas eléctricas. Moen, quien encabeza la misión ICI-5, aspira a descubrir su causa exacta.

«La motivación es aumentar la integridad de las señales GPS», afirmó.

“La verdad no existe, existen sólo los hechos la verdad la imponen los grandes medios y el poder detrás de ellos en las sombra”

No recibo dinero de ningún gobierno ni tampoco de algún grupo económico, los artículos que ustedes leen son producto de libertad absoluta, donde trato de escribir sobre los hechos porque sólo estos nos harán libres


Donaciones RCENI
Hector Figuera

Hector Figuera

CEO Fundador del portal RCENI Radio Centroamérica Internacional Audiovisualista Temático Antropocentrico especializado en composición.