share on:
Comparte!
Gracias a un proceso conocido como acoplamiento vibrónico, la bacteria es capaz de deshacerse de elementos que afectarían gravemente su sistema fotosintético

Científicos de la Universidad de Chicago y de la Universidad de Washington han descubierto una bacteria que utiliza un efecto mecánico cuántico. Para realizar la fotosíntesis y evitar que sus sistemas sean dañados por el oxígeno del medio ambiente.

Durante su investigación, el equipo estudió una  bacteria fotosintética de la familia ‘Chlorobiaceae’. Conocido como bacteria verde del azufre, el cual es severamente afectado por el oxígeno.

Incluso cantidades mínimas de este gas podrían dañar gravemente sus sistemas de captación de luz, a partir de los cuales produce energía química.

No obstante, la bacteria previene la oxidación de sus sistemas al utilizar un efecto mecánico cuántico llamado acoplamiento vibrónico para «ajustar» su sistema de manera que pierda energía en presencia de oxígeno. Evitando que este arruine su aparato fotosintético, señalan los académicos en una investigación publicada recientemente en  PNAS.

En esencia, este mecanismo consiste en que las características vibratorias y electrónicas de las moléculas de distintos elementos se acoplan entre sí de tal forma que se vuelven inseparables.

Este proceso permite a la bacteria hacer coincidir la diferencia de energía entre dos estados electrónicos en un conjunto de moléculas y proteínas llamado complejo. Fenna-Matthews-Olson (FMO), a través del cual dirige la energía a su centro de reacción fotosintética.

No obstante, de existir oxígeno alrededor de la bacteria, un par de moléculas de cisteína desarrolladas por el microbio actuarán como activadores y liberarán un protón.

Esta pérdida energética afectará directamente a los mecanismos cuánticos que dan origen al complejo FMO. Lo que permite al organismo redirigir la energía por vías alternas y liberarla sin comprometer su centro fotosintético

Según explican los científicos a través de una analogía, este proceso de pérdida de energía funciona en principio como cuando se bloquean los carriles de una autopista para desviar parte del tráfico a carreteras locales en las que hay más vías de salida.

«Lo interesante de este resultado sobre la bacteria es que vemos que la proteína activa y desactiva el acoplamiento vibrónico en respuesta a los cambios ambientales de la célula.

La proteína utiliza el efecto cuántico para proteger al organismo del daño de la oxidación». Comentó Jake Higgins, autor principal de la investigación. «Es la primera vez que vemos que la biología explota activamente los efectos cuánticos». Agregó Greg Engel, caoautor del estudio

Hola lectores necesito su apoyo tengo 4 años solo trabajando y financiando con la ayuda de mis hijos el portal ya no puedo más estoy obligado a cerrarlo ayúdenme para seguir cualquier monto aunque es muy bueno….seguir leyendo.
Donaciones RCENI
Hector Figuera

Hector Figuera

CEO Fundador del portal RCENI Radio Centroamérica Internacional Audiovisualista Temático Antropocentrico especializado en composición.