share on:
Comparte!
Caballo de Troya es una serie de novelas creadas por el periodista y escritor español J.J Benítez. Narran la vida de Jesús según la historia de un viajero en el tiempo. Y es real

El “mayor”, que no revela su nombre, enfermo y con poco tiempo de vida, entrega un manuscrito al escritor. Este resulta ser un diario en el que el Mayor relata una operación secreta llevada a cabo por el gobierno de los Estados Unidos. Así inicia la saga de la operación Caballo de Troya

La operación secreta se denominó “Caballo de Troya” y consistió en un viaje al pasado, a los últimos 11 días de la vida de Jesús de Nazaret, hasta su crucifixión, en el año 30 de nuestra era.

A principios de la década de 1980, el periodista e investigador español Juan José Benítez estuvo en la Ciudad de México, donde concedió una entrevista para la televisión mexicana.

En la amplia gama de temas que expuso en esa entrevista, mencionó con gran admiración a Jesús de Nazaret, en cuyas palabras transmitía gran emoción y sentimiento al hablar del Nazareno.

Sus palabras causaron tal impacto que más tarde, cuando se hospedaba en su hotel, recibió una llamada de un miembro importante de la fuerza aérea estadounidense, un alto mando retirado que vivía en México y que se autodenominaba “EL MÁS GRANDE”.

Luego de varias conversaciones con Benítez, de alguna manera logró ganarse su confianza y luego de transcurrido un tiempo al momento de su muerte el “MAJOR” le entregó un extenso manuscrito, que resultaron ser sus recuerdos y testimonio como participante de una ultra proyecto.-secreto llamado “Operación Caballo de Troya”.

En el manuscrito entregado, el Mayor relató detalladamente la creación y puesta en marcha de un vehículo, un barco por parte de las fuerzas militares estadounidenses, fruto de largos y profundos estudios.

Pruebas

Así como las pruebas de nanopartículas y las teorías de cuerdas que se descubrieron para constituir lo que conocemos como tiempo, teorías que ahora se reconocen como las que pueden lograr la proeza de viajar en el tiempo.

Todo comenzó en 1971, cuando el comité ultrasecreto encargado de llevar a cabo esta operación Caballo de Troya analizó tres posibilidades para llevar a una tripulación a un momento clave de la historia de la humanidad.

El primero de ellos fue acudir al año 1478, en la isla de Madeira, para comprobar si Cristóbal Colón podía recibir información previa sobre la existencia de lo que se conocería como el Nuevo Mundo, es decir, el Continente Americano.

La segunda opción apuntaba al año 1861 para conocer exactamente los detalles que dieron lugar a la Guerra Civil Americana.

La tercera opción, escogida, estaba destinada al año 30 de nuestra era, en Israel, para conocer la verdad sobre la vida y milagro de un joven conocido como Nazaret.

La operación Caballo de Troya estaría dirigida por un general de cuatro estrellas conocido con el seudónimo de Kerdest.

Y sería ejecutada por dos pilotos integrantes de las fuerzas norteamericanas, quienes son conocidos por los sobrenombres de Jason, quien es el mayor que entregó esta información a Juan José Benítez y Eliseo, quien sería el militar que permanecería en la nave procesando los datos recabados por La mayor parte.

Fue elegido para viajar a la época de Jesús por su estricta disciplina militar, experiencia como piloto, además de su amplia cultura y conocimiento de idiomas, lo que le facilitó el aprendizaje del arameo y griego antiguo

Tras largas negociaciones con el gobierno israelí, se trasladaron a esta zona 10 toneladas de equipo técnico y personal para que, finalmente, durante el mes de marzo de 1973 se pudiera llevar a cabo la “Operación Caballo de Troya”.

Tomando como punto de partida la meseta de Masada, muy cercana a Jerusalén, que se estimaba desierta en el momento de la llegada de un barco que fue bautizado como “la Cuna”.

El procedimiento indicaba que, para viajar en el tiempo, la Cuna debe estar ubicada en el mismo lugar al que pretendía viajar.

Tanto es así que, en los últimos días de marzo de 1973, la tripulación a bordo del Cradle fue trasladada al jueves 30 de enero de 30 dC para aterrizar con éxito en el monte de la meseta de Masada a las 10:15 horas.

La misión había logrado su objetivo en esa fecha y había logrado la proeza de viajar en el tiempo.

Una vez que hicieron el aterrizaje, Jason comenzó la difícil misión de contactar a los lugareños para localizar y encontrar a Jesús, su misión era seguirlo y observarlo el mayor tiempo posible, durante los once días antes de su crucifixión.

Este viaje al pasado debía realizarse sin alterar, cambiar o influir en los hombres o grupos sociales, ni en las circunstancias que debían darse en esos momentos de la historia, ni siquiera en el peligro de muerte.

Durante esta fascinante y arriesgada aventura, el mayor tuvo encuentros con personajes claves como Lázaro y su familia, a tan solo unos días de que fuera resucitado por Jesús, así como María de Betania, Simón, Pedro, José de Arimatea, María Magdalena, Pilatos, entre otros.

Para conseguir este objetivo, Jasón se hizo pasar por un mercader de origen griego que pasaba por Jerusalén haciendo negocios.

El manuscrito de la “Operación Caballo de Troya” describe cómo el anciano tuvo la oportunidad de encontrarse cara a cara con el galileo, quien lo reconoció y supo de su presencia en el futuro.

Un hecho que sacudió de pies a cabeza al “MAJOR”, haciéndolo pasar de un profundo escepticismo a un ferviente seguidor de sus enseñanzas, luego de varias conversaciones que mantuvo con el galileo.

Datos reales

La investigación de la “Operación Caballo de Troya” sorprende por la cantidad y calidad de sus datos detallados, lo que generó gran polémica por la forma expuesta por Juan José Benítez con una redacción novedosa.

Sin embargo, el periodista e investigador reiteró que se trata de la transcripción real de un importante miembro retirado de la Fuerza Aérea estadounidense.

Las descripciones científicas y tecnológicas, descritas en el manuscrito original de la operación Caballo de Troya coinciden plenamente con las teorías actuales, que plantean la posibilidad del viaje en el tiempo.

“La verdad no existe, existen solo los hechos la verdad la imponen los grandes medios y el poder de tras de ellos en las sombra”

No recibo dinero de ningún gobierno ni tampoco de algún grupo económico, los artículos que ustedes leen son producto de libertad absoluta, donde trato de escribir sobre los hechos porque solo estos nos harán libres.

Si no puedes generar ningún donativo aunque sea muy pequeño, apóyame haciendo click en los avisos de la página generan algunos céntimos, pero eso también me ayuda.


Donaciones RCENI
Hector Figuera

Hector Figuera

CEO Fundador del portal RCENI Radio Centroamérica Internacional Audiovisualista Temático Antropocentrico especializado en composición.