share on:
Comparte!
Esta «cara» es un rasgo distintivo en la superficie del planeta Marte situado en la región de Cidonia, concretamente en Cidonia Mensae, que para algunos se asemeja a un rostro humano. Mide aproximadamente 3 km de largo por 1,5 km de ancho, y fue fotografiado por primera vez el 25 de julio de 1976 por la sonda espacial Viking 1, que orbitaba entonces el planeta. [Ver video]

El hecho llamó la atención del público seis días después en un informe de prensa entregado por la NASA. Tras la polémica suscitada sobre su posible artificialidad de la cara en Marte.

Otras sondas y orbitadores volvieron a fotografiar la región en mayor resolución. Para mostrar una estructura que parecía más geológica y natural, explicando que la apariencia de una cara en Marte simétrica se daba en la fotografía original. Porque la combinación del ángulo de iluminación de la luz solar, y la baja resolución, suavizaban las irregularidades de la superficie.

Sin embargo, los teóricos de la conspiración acusaron a la NASA de ocultar y editar las imágenes de la cara en Marte deliberadamente para esconder lo que sería la prueba definitiva de la existencia en el pasado de una civilización marciana.

La pareidolia

Otros insistieron en que la pareidolia de la cara en Marte no está causada por una formación natural, sino por la erosión de cientos de miles o millones de años de una estructura artificial. Y que esto sólo puede probarse o refutarse con una exploración in situ, y no con fotos tomadas desde la órbita. Fotos que, además, mostrarían pirámides igualmente erosionadas en los alrededores.

En un cómic de 1958, titulado «La cara de Marte», el autor Jack Kirby nos cuenta cómo un grupo de exploradores encuentra en Marte una estructura artificial con forma de rostro humano.

Otros secretos

Pero no sólo eso, tras escalarla, descubren que los ojos de esta cara en Marte están huecos y conducen a una especie de sala de registros visuales que muestra el destino final de la civilización marciana. Una guerra interplanetaria que acabó con la mayor parte de la atmósfera y los pocos supervivientes se refugiaron en el reino subterráneo.

Esto último es coherente con lo que sostienen ahora algunos científicos planetarios: si hubiera vida en Marte, estaría bajo su superficie. Algo lógico si se tienen en cuenta los niveles hostiles de radiación que azotan el planeta debido a su débil atmósfera y a la ausencia de una magnetosfera.

También coincide con las teorías modernas que sostienen que una antigua civilización en Marte fue aniquilada -como cuenta Kirby- por un ataque nuclear de otra raza alienígena.

Una guerra

Por ejemplo, el físico Dr. John Brandenburg presentó un ensayo en el que afirma que los isótopos nucleares de la atmósfera del planeta rojo se asemejan a los de una bomba de hidrógeno, «quizá lanzada desde el espacio en un ataque nuclear a Marte». Esto estaría respaldado por los datos sobre la alta concentración de xenón-129 de la atmósfera marciana, y de uranio y torio de la superficie, recogidos por la Mars Odyssey de la NASA.

Esto ha llevado a algunos teóricos de la conspiración a pensar que ciertos autores tuvieron acceso a información privilegiada que reflejaron en sus obras en forma de ficción, filtrando parte de una realidad oculta al público sobre la  cara en Marte

¿O puede ser que la humanidad no se haya originado en la Tierra y la destrucción de su verdadero mundo natal esté grabada en la memoria colectiva de la especie?

Si es esto último, la NASA planea volver a casa antes del año 2040.

 

 

 

helium-24.com

SEO RCEni

“La verdad no existe, existen sólo los hechos la verdad la imponen los grandes medios y el poder detrás de ellos en las sombra”

No recibo dinero de ningún gobierno ni tampoco de algún grupo económico, los artículos que ustedes leen son producto de libertad absoluta, donde trato de escribir sobre los hechos porque sólo estos nos harán libres


Donaciones RCENI
Hector Figuera

Hector Figuera

CEO Fundador del portal RCENI Radio Centroamérica Internacional Audiovisualista Temático Antropocentrico especializado en composición.