share on:
Comparte!

Las dos rocas espaciales rojas pueden provenir de más allá de Neptuno, y ofrecen potencialmente pistas sobre el caos del sistema solar primitivo.

Dos rocas espaciales rojas se esconden en una parte del sistema solar donde no deberían estar.

Científicos liderados por Sunao Hasegawa de JAXA, la agencia espacial japonesa, informaron el lunes en The Astrophysical Journal Letters que dos objetos avistados en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter parecen haberse originado más allá de Neptuno.

Los descubrimientos sobre las dos rocas espaciales rojas podrían aportar algún día pruebas directas del caos que existía en el sistema solar primitivo.

«De ser cierto, sería un gran acontecimiento», afirma Hal Levison, científico planetario del Southwest Research Institute de Colorado, que no participó en la investigación.

Hallan dos asteroides rojizos en órbita entre Marte y Júpiter

El vecindario estelar de la Tierra es bastante estable hoy en día.

Pero hace 4.000 millones de años reinaba el caos, ya que las órbitas de Júpiter y otros planetas gigantes más allá de él podrían haberse desplazado.

Los estragos gravitacionales causados por esta danza planetaria probablemente arrojaron trozos de roca y hielo por todas partes.

«Fue muy dinámico», afirma Karin Öberg, experta en la evolución del sistema solar de la Universidad de Harvard, que no participó en el nuevo estudio.

Algunas de esas rocas se asentaron en el hueco entre Marte y Júpiter y se convirtieron en el cinturón de asteroides.

Se cree que la mayor parte del material son trozos de roca inactiva bastante similares que no llegaron a formar planetas.

Pero hay dos rocas espaciales rojas llamadas 203 Pompeja y 269 Justitia.

Orbitan a unas 2,7 y 2,6 veces la distancia Tierra-Sol, bien dentro del cinturón de asteroides.

El 203 Pompeja, de unos 70 kilómetros de diámetro, parece estar estructuralmente intacto, mientras que el 269 Justitia, de sólo 35 kilómetros más o menos, es probablemente un fragmento de una colisión anterior.

Las dos rocas espaciales rojas tienen órbitas circulares estables, lo que significa que deben haberse asentado en este espacio hace mucho tiempo.

Ambos también tienen un color inusual.

Los objetos del sistema solar interior tienden a reflejar más luz azul porque carecen de material orgánico -cosas como el carbono y el metano-, mientras que los objetos del sistema solar exterior son más rojos porque tienen mucha materia orgánica, quizá los componentes básicos de la vida en la Tierra.

«Para tener estos elementos orgánicos, es necesario que haya mucho hielo en la superficie», explica Michaël Marsset, del Instituto Tecnológico de Massachusetts, coautor del artículo.

«Así que deben haberse formado en un entorno muy frío.

Luego la irradiación solar del hielo crea esos complejos orgánicos».

Resulta que estas dos rocas son extremadamente rojas, más rojas que cualquier otra cosa vista en el cinturón de asteroides.

Aunque se han encontrado indicios de otros asteroides rojos, estas dos rocas espaciales rojas parecen ser especiales.

El hallazgo, si es correcto, ofrecería pruebas de la migración planetaria en el sistema solar primitivo, sobre todo en apoyo de una idea llamada el Modelo de Niza, con Saturno, Urano y Neptuno moviéndose hacia fuera, y Júpiter hacia dentro ligeramente, durante unos pocos cientos de millones de años.

Esto habría perturbado a los asteroides cargados de materia orgánica sobrantes de la formación de los planetas, haciéndolos saltar alrededor del sistema solar.

«Este   descubrimiento de las dos rocas espaciales rojas es apasionante con implicaciones para los orígenes de la vida», dijo Öberg.

La mayoría de estos objetos sobrantes en la actualidad se conocen como objetos transneptunianos y orbitan en el cinturón de Kuiper, más allá de Neptuno.

Muchos son de color rojo, como Arrokoth, la roca de la que la misión New Horizons de la NASA obtuvo un primer plano en 2019.

Estas  dos rocas espaciales rojas 203 Pompeja y 269 Justitia parecen coincidir con ellos.

«La gente ha estado hablando de alguna fracción de asteroides procedentes del cinturón de Kuiper desde hace bastante tiempo», dijo Josh Emery, un científico planetario de la Universidad del Norte de Arizona que no participó en el trabajo.

Según él, la investigación «da definitivamente un paso» hacia la búsqueda de pruebas que apoyen esa hipótesis.

No todos están convencidos todavía.

Levison, que tampoco participó en el artículo, afirma que los objetos deberían ser menos rojos a medida que se acercan al sol. Incluso los asteroides capturados en la órbita de Júpiter, conocidos como Troyanos, que se cree que pueden ser objetos transneptunianos, no son tan rojos.

«Parece que no concuerda con nuestros modelos«, dijo Levison, que es el jefe de la misión Lucy de la NASA, cuyo lanzamiento está previsto para octubre para estudiar los troyanos de Júpiter.

Marsset coincide en que no está claro por qué serían tan rojos, pero posiblemente esté relacionado con el tiempo que tardaron en implantarse en el cinturón de asteroides.

También es posible que algunos troyanos sean tan rojos, pero aún no se han encontrado.

Para confirmar realmente el origen de 203 Pompeja y 269 Justitia, es probable que una nave espacial tenga que visitarlos.

Una misión de este tipo podría ofrecer un vistazo al sistema solar exterior, pero sin tener que gastar una década o más para volar hasta allí.

«Se podría sobrevolar uno de estos extraños asteroides, y un asteroide más típico para comparar», dijo Emery.

«Esa sería una misión espacial realmente atractiva».

c.2021 The New York Times Company

Hola lectores necesito su apoyo tengo 4 años solo trabajando y financiando con la ayuda de mis hijos el portal ya no puedo más estoy obligado a cerrarlo ayúdenme para seguir cualquier monto aunque es muy bueno….seguir leyendo.
Donaciones RCENI
Hector Figuera

Hector Figuera

CEO Fundador del portal RCENI Radio Centroamérica Internacional Audiovisualista Temático Antropocentrico especializado en composición.