share on:
Comparte!
La histeria y sicosis colectiva provocada por la pandemia, nos constriñen a taparnos la boca y nariz, ocultando el rostro tras caretas de bioseguridad. Los árabes descubrieron que obligar a las personas a cubrir el rostro, quiebra su voluntad e individualidad, las vuelve sumisas, por eso obligan a sus mujeres a hacerlo, sin rostro no existimos como seres independientes.

Las nuevas tendencias de dominio económico nos conminan a la soledad, convirtiendo nuestros hogares en verdaderas cárceles, mientras las nuevas formas de dominio nos dejan sin trabajo y llevan nuestras empresas y negocios a la quiebra, después de tanto esfuerzo para crearlas.

Estamos sometidos al miedo y al encierro mientras los nuevos dueños del poder definen cuando podemos salir, en qué condiciones y a qué hora, decidir cuándo nos vamos a morir y porque causa, someternos y dominarnos, dejándonos sin ingresos para volvernos sumisos.

Nos obligan a abandonar a nuestros viejos, familias y parientes cercanos, por el temor a contagiarlos. Nos acobardan con mensajes de terror pero sin liberarnos de la carga de pagar impuestos, aún sin generar ingresos. Nos tapan la boca y nos  hacen callar frente a la iniquidad y la injusticia, mientras los dueños del poder quebrantan la economía sin que podamos hacer nada para evitarlo.

Controlan los medios de comunicación, coactados bajo el influjo de su poder y con los más modernos dispositivos de seguimiento y control social nos manipulan con entretenimiento virtual como Netflix y Youtube, Facebook o Whatsapp, que nos obnubila y enajena bajo el dominio de una nueva normalidad, sometidos por el control social de vecinos implacables atemorizados y al asecho del confinamiento forzosos que nos impide tomar el sol y caminar en libertad, inactividad que debilita el sistema inmunológico y nos aleja de todo lo que nos vuelve humanos, asumiendo una actitud cobarde, dócil y nada rebelde, sin libertad, sin escuelas sin vacaciones, sin trabajo.

Para el nuevo orden mundial, hay que depurar la población, exterminando aquellos seres que son una carga para la sociedad, como ancianos y enfermos, que hacen menos productivos los mercados de libre comercio y neo-liberalismo puro, con una industrialización invasiva y poco ecológica, una agricultura irrespetuosa con el medio ambiente y la amenaza latente de tenebrosas guerras biológicas, instrumentos de poder que esclavizan, avergüenzan y lo manipulan todo, para controlar la sociedad, las fuerzas militares y el andamiaje político y religioso del mundo entero.

Las grandes potencias en su lucha por el dominio en el nuevo orden mundial, se adueñan de los conocimientos de alta ingeniería biológica, el nuevo imperialismo se concentra en generar virus agresivos y vacunas para actuar en defensa de éstos.

El médico Richard J. Roberts, Nobel de medicina en 1993, afirma: “La industria farmacéutica sirve a los mercados de capital; sólo piensan en los beneficios económicos y  no se preocupa por servir a los seres humanos.

Los investigadores dependientes de Fondos privados, han descubierto medicinas eficaces para acabar con muchas enfermedades, pero eso no es rentable para las multinacionales que manejan el negocio de la farmacéutica mundial, ellas no están interesadas en curar a la gente, sino en sacarles dinero, así que las investigaciones, son desviadas hacia el descubrimiento de medicinas, que no curan del todo, sino que mantienen la enfermedad con una mejoría que desaparece cuando se deja de tomar el medicamento. El interés no es curar, sino mantener como incurables las dolencias”.

Para nuestra desgracia la enfermedad es un negocio, como la guerra, el hambre, la droga, la prostitución, la pobreza. Por eso el mundo está como está y así seguirá mientras los gobernantes estén al servicio de las mafias que realmente son los que mandan

 

Por: Álvaro Jesús Urbano Rojas.

Con información .proclamadelcauca.com

Hola lectores necesito su apoyo tengo 4 años solo trabajando y financiando con la ayuda de mis hijos el portal ya no puedo más estoy obligado a cerrarlo ayúdenme para seguir cualquier monto aunque es muy bueno….seguir leyendo.
Donaciones RCENI
Hector Figuera

Hector Figuera

CEO Fundador del portal RCENI Radio Centroamérica Internacional Audiovisualista Temático Antropocentrico especializado en composición.