share on:
Comparte!
Actualmente existen millones de escombros espaciales orbitales que constituyen una amenaza para los vuelos espaciales humanos y las misiones robóticas.

Jake Abbott, profesor de robótica de la Universidad de Utah (EE.UU.), dijo en una reciente entrevista con The Salt Lake Tribune que los escombros espaciales que orbita nuestro planeta. Podría aumentar hasta el punto de formar anillos similares en apariencia a los de Saturno.

«La Tierra está en camino de tener sus propios anillos. Simplemente estarán hechos de basura«, declaró Abbott.

Los escombros espaciales también conocidaos como ‘debris’, es un tipo de polución antropogénica y se está convirtiendo en un problema cada vez más grave debido al aumento del turismo espacial, las misiones espaciales y el lanzamiento de nuevos satélites.

La NASA actualmente rastrea más de 27.000 piezas de los escombros espaciales orbitales. Aunque en el entorno espacial cercano a la Tierra existen muchos más desechos demasiado pequeños para ser rastreados, pero lo suficientemente grandes como para amenazar los vuelos espaciales humanos y las misiones robóticas.

«Dado que tanto los escombros como las naves espaciales viajan a velocidades extremadamente altas (aproximadamente 25.000 km/h en la órbita terrestre baja). El impacto de incluso un pequeño fragmento de escombros orbitales con una nave espacial podría crear grandes problemas». Señala la agencia, que estima que hay medio millón de escombros del tamaño de una canica y alrededor de otros 100 millones de aproximadamente un milímetro.

Imanes al rescate

Durante los últimos años, los astrónomos e ingenieros han estado buscando la forma de resolver este problema. El propio Abbott es coautor de un estudio publicado el mes pasado en la revista Nature, en el que él y su equipo ofrecen una novedosa solución: el uso de imanes.

No todos los escombros espaciales son metálicos, por lo que utilizar imanes para moverla y eventualmente colectarla parecería imposible. No obstante, Abbot explica que los escombros orbitales no magnéticos pueden conducir la electricidad. Y al ser expuestos a la acción de los imanes, estos comenzarían a girar y activarían las llamadas corrientes de Foucault, un fenómeno eléctrico que, a su vez, generaría su propio campo magnético.

Según el experto, esto posibilitaría el uso controlado de la fuerza y del ​​torque para desacelerar escombros espaciales los moverlos y colectarlos.

«Básicamente, hemos creado el primer rayo tractor del mundo«, aseguró Abbott, quien concluye que construirlo y lanzarlo «es ahora solo una cuestión de ingeniería».

“La verdad no existe, existen solo los hechos la verdad la imponen los grandes medios y el poder de tras de ellos en las sombra”

No recibo dinero de ningún gobierno ni tampoco de algún grupo económico, los artículos que ustedes leen son producto de libertad absoluta, donde trato de escribir sobre los hechos porque solo estos nos harán libres.

Si no puedes generar ningún donativo aunque sea muy pequeño, apóyame haciendo click en los avisos de la página generan algunos céntimos, pero eso también me ayuda.


Donaciones RCENI
Hector Figuera

Hector Figuera

CEO Fundador del portal RCENI Radio Centroamérica Internacional Audiovisualista Temático Antropocentrico especializado en composición.