share on:
Comparte!
Hay un hilo común que une a muchos líderes políticos establecidos y aspirantes en todo el mundo, desde Vladimir Putin y Xi Jinping hasta Donald Trump y sus compañeros republicanos. Todos quieren asegurar el poder y ejercerlo de manera arbitraria e irresponsable, precisamente la amenaza que solía unir a la izquierda internacional.

LJUBLJANA – Al final de la película de David Fincher de 1999, Fight Club, el narrador anónimo (interpretado por Edward Norton) despacha a su alter ego, Tyler Durden (Brad Pitt), y luego observa cómo los edificios a su alrededor estallan en llamas, cumpliendo su deseo y el de su alter ego de destruir la civilización moderna. Pero en la versión china lanzada a principios de este año, el final fue reemplazado por una tarjeta de título en inglés que explicaba que: «La policía descubrió rápidamente todo el plan y arrestó a todos los criminales, evitando con éxito que la bomba explotara. Después del juicio, Tyler fue enviado a un manicomio para recibir tratamiento psicológico. Fue dado de alta del hospital en 2012».

¿Por qué las autoridades chinas cambiarían el final de una película que es muy crítica con la sociedad liberal occidental, descalificando su postura política crítica como expresión de locura? La razón es simple: para los líderes de China, defender el poder establecido es más importante que promover una agenda ideológica en particular.

Recordemos que a mediados de octubre de 2019, los medios chinos lanzaron una campaña de propaganda afirmando que, como dice CNN, «las manifestaciones en Europa y América del Sur son el resultado directo de la tolerancia occidental de los disturbios de Hong Kong», lo que implica que los manifestantes en Chile y España estaban siguiendo el ejemplo de los de Hong Kong. Como suele ser el caso, el Partido Comunista de China estaba promoviendo discretamente un sentido de solidaridad entre todos los que detentan el poder y se enfrentan a una población rebelde o infeliz. Los líderes occidentales y chinos, parecía estar diciendo el PCCh, en última instancia tienen el mismo interés básico, trascender las tensiones ideológicas y geopolíticas, en mantener la quietud política.

Ahora considere los desarrollos recientes en los Estados Unidos. El 18 de junio, los republicanos de Texas declararon que el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, «no fue elegido legítimamente», haciéndose eco de declaraciones similares de otros republicanos en todo el país. El rechazo del Partido Republicano a la legitimidad de Biden equivale a un rechazo del sistema democrático de Estados Unidos. El partido ha defendido cada vez más el poder bruto sobre el gobierno por consentimiento.

Considere este hecho junto con la creciente fatiga del público estadounidense por la guerra de Ucrania, y surge una perspectiva oscura: ¿Qué pasa si el predecesor de Biden, Donald Trump, gana las elecciones presidenciales de 2024? Además de tomar medidas enérgicas contra la disidencia y la oposición política en casa, también podría entrar en un pacto con Rusia, abandonando a los ucranianos de la misma manera que lo hizo con los kurdos en Siria. Después de todo, Trump nunca ha sido reacio a solidarizarse con los autócratas del mundo.

Durante el levantamiento de Maidan en Ucrania en 2014, una grabación filtrada de una llamada telefónica capturó a una alta funcionaria del Departamento de Estado de los Estados Unidos, Victoria Nuland, diciéndole al embajador de los Estados Unidos en Ucrania: «A la mierda la UE». Desde entonces, el presidente ruso, Vladimir Putin, ha estado persiguiendo precisamente ese objetivo, apoyando el Brexit, el separatismo catalán y figuras de extrema derecha como Marine Le Pen en Francia y Matteo Salvini en Italia.

El eje antieuropeo que une a Putin con ciertas tendencias en Estados Unidos es uno de los elementos más peligrosos de la política actual. Si los gobiernos africanos, asiáticos y latinoamericanos siguen sus viejos instintos antieuropeos y se inclinan hacia Rusia, habremos entrado en un nuevo y triste mundo en el que los que están en el poder se solidarizan entre sí. En este mundo, ¿qué pasaría con las víctimas marginadas y oprimidas del poder irresponsable a quienes la izquierda tradicionalmente ha defendido?

Lamentablemente, algunos izquierdistas occidentales, como el director de cine Oliver Stone, han repetido durante mucho tiempo la afirmación del Kremlin de que Maidan fue un golpe de Estado orquestado por Estados Unidos contra un gobierno elegido democráticamente. Esto es claramente falso. Las protestas que comenzaron el 21 de noviembre de 2013 en el Maidan Nezalezhnosti (Plaza de la Independencia) de Kiev pueden haber sido caóticas, con una variedad de tendencias políticas e interferencia extranjera; pero no cabe duda de que fueron una auténtica revuelta popular.

Durante el levantamiento, Maidan se convirtió en un enorme campamento de protesta, ocupado por miles de manifestantes y protegido por barricadas improvisadas. Tenía cocinas, puestos de primeros auxilios e instalaciones de transmisión, así como escenarios para discursos, conferencias, debates y actuaciones. Fue lo más alejado de un golpe de Estado «nazi» que uno pueda imaginar. De hecho, los eventos en Maidan fueron de una pieza con la Primavera Árabe y levantamientos similares en Hong Kong, Estambul y Bielorrusia. Si bien las protestas bielorrusas de 2020-21 fueron brutalmente aplastadas, a los manifestantes solo se les puede reprochar que sean demasiado ingenuos en su proeuropeísmo; ignoraron las divisiones y antagonismos que atraviesan europa hoy en día.

Por el contrario, el ataque del 6 de enero de 2021 al Capitolio de los Estados Unidos ciertamente no fue un «Maidan estadounidense». Cada vez hay más pruebas que demuestran que fue orquestado en gran medida antes de tiempo, y que Trump, el hombre más poderoso del país, más o menos sabía lo que le esperaba ese día. Sin embargo, inmediatamente después de la insurrección, antes de que se conocieran todos los detalles, algunos de mis amigos izquierdistas canalizaron una sensación de pérdida. «Las personas equivocadas están tomando el asiento del poder», lamentaron. «¡Deberíamos estar haciéndolo!»

Vale la pena revisar lo que Putin dijo el 21 de febrero de 2022. Después de afirmar que Ucrania fue creada por Lenin, continuó señalando que la «progenie agradecida» de los bolcheviques en Ucrania había «volcado monumentos a Lenin. Lo llaman descomunización. ¿Quieres descomunización? Muy bien, esto nos viene muy bien. Pero, ¿por qué detenerse a mitad de camino? Estamos listos para mostrar lo que significaría una verdadera descomunización para Ucrania». Con eso, Putin lanzó su «operación militar especial».

La lógica de Putin es clara: dado que Ucrania fue (supuestamente) una creación comunista, la verdadera descomunización requiere que Ucrania sea eliminada. Pero la «descomunización» también evoca una agenda que apunta a borrar los últimos rastros del estado de bienestar, un pilar central del legado de la izquierda. Por lo tanto, debemos compadecernos de todos los «izquierdistas» occidentales que han surgido como apologistas de Putin. Son como los pacifistas «antiimperialistas» que afirmaron, en 1940, que el bombardeo nazi en toda Europa no debería ser resistido.

Durante años, los líderes rusos y chinos han entrado en pánico cada vez que una rebelión popular ha explotado en algún lugar de su esfera de influencia. Como regla general, interpretan tales eventos como complots –su término para ellos es «revoluciones de color»– instigados por Occidente. El régimen de China es ahora al menos lo suficientemente honesto como para admitir que existe una profunda insatisfacción en todo el mundo. Su respuesta es apelar a la sensación compartida de inseguridad que sienten muchos en posiciones de poder. La respuesta de la izquierda, por el contrario, debería ser mantener la solidaridad con aquellos que se resisten al poder agresivo y arbitrario, ya sea en Ucrania o en otros lugares. De lo contrario, bueno, todos sabemos cómo termina esa película (Project Syndicate)

 

Archivo:Slavoj Zizek in Liverpool 2.jpg - Wikipedia, la enciclopedia libre

Slavoj Žižek Liubliana, 21 de marzo de 1949) es un filósofo, psicoanalista y crítico cultural esloveno. Es director internacional del Instituto Birkbeck de Humanidades de la Universidad de Londres. Imparte filosofía continental, psicoanálisis, teoría política, estudios culturalescrítica cinematográficamarxismohegelianismo y teología.

 

Fuente: polisfmires.blogspot.com

“La verdad no existe, existen sólo los hechos la verdad la imponen los grandes medios y el poder detrás de ellos en las sombra”

No recibo dinero de ningún gobierno ni tampoco de algún grupo económico, los artículos que ustedes leen son producto de libertad absoluta, donde trato de escribir sobre los hechos porque sólo estos nos harán libres


Donaciones RCENI
Hector Figuera

Hector Figuera

CEO Fundador del portal RCENI Radio Centroamérica Internacional Audiovisualista Temático Antropocentrico especializado en composición.