share on:
Comparte!
Sobre el misterioso monolito «Estamos perdiendo nuestras tierras públicas y cosas como esta no ayudan», afirmó Sylvan Christensen.

 Un guía especializado en turismo de aventura confesó en las redes sociales que fue uno de los cuatro hombres que desmontaron la noche del pasado viernes el misterioso monolito del desierto de Utah.

«No abandone su propiedad personal en terrenos públicos si no quiere que se la quiten», comentó Sylvan Christensen un video, compartido este martes en su cuenta de Instagram, que muestra el proceso de demolición de la estructura metálica del  misterioso monolito de más de 3,5 metros. En las imágenes se puede ver cómo un grupo pone los restos del monumento en una carretilla y luego los retiran del cañón. «La palabra segura es huir», bromeó uno de los hombres, mientras abandonaba el lugar.

«Quitamos el misterioso monolito de Utah porque hay claros precedentes de cómo compartimos y regularizamos el uso de nuestras tierras públicas, la vida silvestre, las plantas nativas, las fuentes de agua dulce, y los impactos humanos sobre ellas», explicó Christensen a Daily Mail y agregó: «Estamos perdiendo nuestras tierras públicas y cosas como esta no ayudan«.

El guía subrayó que en el lugar no existe ninguna infraestructura turística. Y que la «tierra no estaba físicamente preparada» para tanta cantidad de visitantes curiosos que acudían a captar imágenes del monolito. Que fue descubierto el pasado 18 de noviembre y ‘desapareció‘ solo 10 días después. «Las personas llegaron en coches, en autobuses, en furgonetas, helicópteros, aviones, trenes, motocicletas y bicicletas y no hay ni siquiera un aparcamiento. […] No hay senderos marcados, ni basureros», detalló

Testigos silenciosos

El fotógrafo de Edwards (Colorado), Ross Bernards, afirmó que viajó al lugar el pasado viernes para ver el famoso monolito y entonces observó a un grupo de hombres que empezó a inclinarlo.

La estructura del  misterioso monolito cayó al suelo y los desconocidos la destrozaron. Y se la llevaron en una carretilla. «Mientras se marchaban con las piezas, uno de ellos dijo: ‘No dejen rastros'», declaró el fotógrafo.

Por temor a una confrontación con los hombres, Bernards no los fotografió. Pero su amigo, Michael James Newlands, de Denver, captó algunas imágenes. Que muestran en la oscuridad a un grupo cerca del misterioso monolito derribado, que era hueco y tenía un marco de madera contrachapada.

«Debieron pasar 10 o 15 minutos como máximo entre que derribaron el monolito y lo sacaron», señaló, agregando que los autores actuaban como si pensaran que era «su misión».

Hola lectores necesito su apoyo tengo 4 años solo trabajando y financiando con la ayuda de mis hijos el portal ya no puedo más estoy obligado a cerrarlo ayúdenme para seguir cualquier monto aunque es muy bueno….seguir leyendo.
Donaciones RCENI
Hector Figuera

Hector Figuera

CEO Fundador del portal RCENI Radio Centroamérica Internacional Audiovisualista Temático Antropocentrico especializado en composición.