share on:
Comparte!
La moneda venezolana, el bolívar, es cada vez más difícil de encontrar en papel, tanto que algunos residentes de la capital del país que sienten que está a punto de desaparecer.

Solo en algunos puestos de mercados populares, en el transporte público, o en las manos de los parqueros informales que trabajan en la calle, es posible ver con frecuencia la moneda venezolana en papel

La devaluación ha pulverizado el bolívar.

De acuerdo con el Banco Central de Venezuela (BCV) un dólar equivale el jueves a 1.788.247,08 bolívares (monto que varía a diario), y el billete de mayor denominación en el país es el de 50.000 bolívares.

Es decir, para pagar medio kilo de jamón de pavo se necesitarían 218 billetes de moneda venezolana de 50.000 bolívares, que se traducen en solo seis dólares.

Según los marcadores del BCV, publicados en su portal web, la moneda local venezolana se ha depreciado 39 por ciento en lo que va de 2021

En 2018, cuando se vivió el pico más alto de la hiperinflación en Venezuela, el Gobierno eliminó en dos ocasiones ceros a su moneda venezolana comenzó con tres y luego con cinco.

Para junio de 2019, salió en circulación el billete de 50.000, que para el momento de su aparición equivalía a seis dólares, y actualmente su valor es de 0,02 dólares.

Medios de pago

Quienes utilizan a diario el transporte público necesitan dinero en efectivo para movilizarse, y algunos optan por hacer largas filas en los bancos para retirar 400.000 bolívares que son igual a 0,2 dólares, o a cuatro traslados en el servicio intermunicipal, monto que no alcanza para rutas suburbanas, las cuales cuestan alrededor de 600.000 bolívares

Mientras, los cajeros automáticos que están en la parte externa de los bancos están casi todos inoperativos.

A pesar de la ausencia de la moneda venezolana en efectivo, las unidades de transporte en Venezuela no cuentan con medios de pagos electrónicos, lo que los usuarios aseguraron que les complica.

«Yo he tenido que dejar de ir a trabajar, porque no tengo con que pagar el autobús, porque a veces haces una cola (fila) de una hora en un banco y luego te dicen: «se cayó el sistema», o «se acabó el efectivo», agregó Linda Rodríguez de 45 años.

Si bien el pago móvil ha facilitado los medios de pagos, muchos usuarios con los que conversó esta agencia indicaron que no disponen de teléfonos para realizar este tipo de operaciones, y otros aseguraron que sienten temor de exponerse a un hurto por sacar su equipo en la calle.

Sin sencillo

El mensaje en la caja de pago de un supermercado de la periferia capitalina es claro: «no tenemos vuelto (cambio) en billetes de 1, 5 ni 10».

El cartel no hace referencia a bolívares, sino a dólares. Y es que, aunque el dólar comenzó a circular con libertad en Venezuela desde hace dos años, y ha permitido a los comerciantes proteger su inversión y a los usuarios sumar otro medio de pago, hay otras complicaciones como que pocas personas tienen billetes de baja denominación.

«Si tienes dólares tampoco puedes pagar.

Yo he hecho un mercado y cuando me acerco a pagar me dicen, no tengo para darte el vuelto, pago con un billete de 100 una compra de 75 y me piden gastar los 25 restantes o dejar mi compra, esto es una locura», dijo a esta agencia Valeria Salazar de 37 años.

Por ahora, los bancos en Venezuela no entregan divisas, tampoco se han concretado las opciones de casas de cambio o la posibilidad de abrir cuentas en dólares en el país.

Además, el Gobierno ha prometido una digitalización de todos los pagos en Venezuela, y a los transportistas un sistema de tarjetas magnéticas. Ya que la moneda venezolana en papel prácticamente no existe

 

Con información mundo.sputniknews.com

SEO RCEni

Hola lectores necesito su apoyo tengo 4 años solo trabajando y financiando con la ayuda de mis hijos el portal ya no puedo más estoy obligado a cerrarlo ayúdenme para seguir cualquier monto aunque es muy bueno….seguir leyendo.
Donaciones RCENI
Hector Figuera

Hector Figuera

CEO Fundador del portal RCENI Radio Centroamérica Internacional Audiovisualista Temático Antropocentrico especializado en composición.