share on:
Comparte!
Se ha dicho mucho sobre los objetos interestelares desde que descubrimos el primero, ‘Oumuamua , en 2017. Hasta ese momento, nunca habíamos visto llegar nada de otro sistema estelar. Obviamente, a lo largo de la larga historia de nuestro sistema solar, tales objetos probablemente fueron comunes. Después de todo, en el universo todo está en movimiento. Los planetas, lunas, sistemas solares y galaxias enteras no son estáticos.

Oumuamua dio mucho que hablar en la comunidad científica, sobre todo por las declaraciones del profesor Avi Loeb pero además planteó muchas preguntas, como de dónde vienen, su naturaleza y si existe la posibilidad de que algunos de los llamados visitantes interestelares no sean de origen natural.

En otras palabras, ¿qué pasaría si los visitantes interestelares como ‘Oumuama tuvieran una naturaleza extraterrestre artificial?

Si bien se trata de un tema ampliamente debatido en su momento, la historia rápida es que ciertas características sobre ‘Oumuamua implicaban que había sido creado por una inteligencia avanzada. Por desgracia, en el momento en que lo detectamos en nuestro vecindario cósmico, era demasiado tarde para enviar una nave espacial para observarlo más de cerca, y nuestros telescopios realmente no pudieron obtener una buena fotografía de él.

Y en 2022, descubrimos que algunos de estos viajeros lejanos incluso se estrellaron contra nuestro planeta. Incluso el profesor Avi Loeb de la Universidad de Harvard dijo que un meteorito que se estrelló contra el Océano Pacífico en 2014 podría estar hecho de un material de origen desconocido, por lo que decidió recuperarlo. Pero ahora, en un reciente artículo, el profesor Loeb, junto con su alumno Amir Siraj, ha confirmado el descubrimiento de otro objeto interestelar que se estrelló contra la Tierra.

Otro misterioso objeto

El objeto en cuestión se conoce como IM2 y se cree que fue un objeto de escala de un metro que chocó con nuestro planeta desde una trayectoria que no estaba ligada gravitacionalmente al Sol. Se cree que IM2 se estrelló cerca de Portugal. El profesor Avi Loeb reveló recientemente que IM1 e IM2 se desintegraron en la atmósfera terrestre a pesar de inusual su velocidad.

Cuando los meteoritos se convierten en bolas de fuego, la presión del impacto del aire, que se calcula multiplicando la densidad de la masa de aire por el cuadrado de la velocidad de los meteoritos, proporciona una estimación de su límite elástico. Según la resistencia del material inferida de 194 megapascales (MPa) para IM1 y 75 MPa para IM2, ambos objetos son más fuertes que los meteoritos de hierro, que tienen un límite elástico máximo de 50 MPa.

Y si eso no es lo suficientemente impresionante, aquí es donde se vuelve aún más misterioso.

Según las fortalezas de los materiales del catálogo del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS por sus siglas en ingles) de 273 meteoros, IM1 e IM2 ocuparon el primer y tercer lugar, respectivamente. Debido a su fuerza material extremadamente rara, IM1 e IM2 no son objetos que se originaron en sistemas planetarios como el nuestro.

El profesor Avi Loeb ofrece posibles explicaciones tanto para IM1 como para IM2. Se ha observado que las supernovas producen “balas” ricas en hierro, que podrían haber dado lugar a IM1 e IM2. En particular, las imágenes de rayos X del remanente de la supernova Vela revelaron que algunos restos salieron disparados del lugar de la explosión, un descubrimiento que el profesor Loeb intentó explicar hace tres décadas

Origen extraterrestre

Pero hay otra posibilidad. Como explicó el profesor Avi Loeb, es plausible que IM1 e IM2 se muevan rápido y sean tan resistentes porque podrían tener un origen de naturaleza artificial. Estos objetos podrían ser naves espaciales interestelares propulsadas químicamente que están construidas de manera similar a nuestras propias sondas interestelares, con la única diferencia de que estos objetos que hemos encontrado ahora probablemente fueron lanzados hace millones, si no miles de millones de años.

Según el profesor Avi Loeb también es posible que una nave nodriza con CubeSats o microdispositivos en su interior los liberó automáticamente cuando se aplicó fricción a la atmósfera de un planeta habitable, en este caso nuestro planeta. Pero este es un misterio que podríamos resolver si logramos recuperar estos objetos y estudiarlos.

Los objetos del espacio interestelar son anómalos en comparación con los meteoros de nuestro sistema solar. IM1 e IM2 deben recuperarse y sus materiales deben analizarse para determinar su composición y estructura. Las expediciones a sus lugares de aterrizaje nos ayudarán a comprender los orígenes de estas reliquias. Es por eso por lo que profesor Avi Loeb ya está preparando la primera expedición para recuperar los fragmentos de IM1 cerca de Papúa Nueva Guinea.

 

mundoesotericoparanormal.coM

SEO RCEni

“La verdad no existe, existen sólo los hechos la verdad la imponen los grandes medios y el poder detrás de ellos en las sombra”

No recibo dinero de ningún gobierno ni tampoco de algún grupo económico, los artículos que ustedes leen son producto de libertad absoluta, donde trato de escribir sobre los hechos porque sólo estos nos harán libres


Donaciones RCENI
Hector Figuera

Hector Figuera

CEO Fundador del portal RCENI Radio Centroamérica Internacional Audiovisualista Temático Antropocentrico especializado en composición.