share on:
Comparte!
La escala Saffir-Simpson es una escala que clasifica los ciclones tropicales según la intensidad del viento, comenzó a ser desarrollada en 1969 por el ingeniero civil Herbert Saffir y perfeccionada por el  director del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, Bob Simpson.

Herbert Saffir (Nueva York, 1917 – Miami, 21 de noviembre de 2007) fue un ingeniero civil estadounidense, graduado en la Universidad de Georgia Tech. Que junto al meteorólogo Robert Simpson, estableció la que se conoce como Escala de huracanes de Saffir-Simpson para medir la fuerza de dichos fenómenos atmosféricos.

Saffir creó en 1969 este innovador sistema de cinco categorías para describir la fuerza de los huracanes y advertir así a millones de personas de los peligros potenciales de una tormenta en camino.

En la década de 1960, empezó a trabajar en el proyecto de catalogación dentro del marco de unos estudios de las Naciones Unidas. Para reducir los efectos de los huracanes sobre la población, estableciendo un sistema de alerta. Hasta esa fecha, los huracanes se catalogaban como fuertes o débiles, o menores y mayores

En el desarrollo de su estudio.

Saffir se percató de que no había una escala apropiada para describir los efectos de los huracanes. Apreciando la utilidad de la escala sismológica de Richter para describir terremotos, inventó una escala de cinco niveles. Basada en la velocidad del viento, que describía los posibles daños en casas y edificios.

Antes de crear el sistema Saffir-Simpson, los huracanes, ciclones y tifones ocasionaban muchos daños por donde pasaban, pero los gobiernos no destinaban presupuesto para desarrollar estudios que pudiesen alertar la catástrofe antes que suceda y prever un  siniestro de magnitud.

La devastadora temporada de huracanes del Atlántico 1954 cambió las mentes de varios congresistas de Nueva Inglaterra  y aprobaron una asignación especial para mejorar el sistema de alerta de huracanes de la Oficina Meteorológica.

Robert “Bob” Simpson fue designado para dirigir el Proyecto Nacional de Investigación de Huracanes en 1955.

Ocupó ese cargo hasta 1959, cuando abandonó el proyecto para terminar su doctorado en meteorología en la Universidad de Chicago. Bob dirigió el Proyecto Stormfury a principios de 1960, que exploraba el uso de la siembra de nubes para modificar huracanes.

Aunque Stormfury fracasó en su objetivo de reducir la capacidad destructiva de los huracanes. Los datos de observación y la investigación del ciclo de vida de los ciclones ayudó a mejorar la trayectoria  de los huracanes y los pronósticos de intensidad. Bob es nombrado como director del Centro Nacional de Huracanes  desde 1967 hasta 1974.

Saffir cede la escala al Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, Simpson le añade  los efectos del oleaje e inundaciones.

Robert Simpson, entonces director del Centro Estadounidense de Huracanes, se le unió al proyecto finalmente establecieron una tabla en categorías que los clasifica científicamente del 1 al 5.  Y que es la más usada en la actualidad para medir la intensidad de estos que es la escala Saffir-Simpson.

Saffir desarrolló la mayoría de los estudios sobre el impacto de los vientos en las estructuras construidas por el hombre, mientras que Simpson atendió al efecto de las mareas.

Esta metodología sentó las bases para definir, por primera vez, qué tipo de daño podía esperarse de un huracán.

La mejor forma de evaluar la potencia de un huracán, ciclón o tifón, es mediante los vientos que lleva asociados. Así lo hace la Escala de Huracanes Saffir-Simpson.

Escala de vientos Saffir-Simpson para la clasificación de los ciclones tropicales.

1…Categoría 1: 119-153 km/h – 74-95 mph / Sin daños en las estructuras de los edificios.

2…Categoría 2: 154-177 km/h – 96-110 mph / Daños en tejados, puertas y ventanas

3…Categoría 3: 178-209 km/h – 111-130 mph / Daños estructurales en edificios pequeños

4…Categoría 4: 210-249 km/h – 131- 155 mph / Daños generalizados en estructuras protectoras.

5…Categoría 5: 250+ km/h – 156+ / mph Destrucción de tejados completo en algunos edificios

Sólo tres tormentas de categoría 5 han afectado a los Estados Unidos desde principios del siglo XX. Una tormenta de 1935 en los Cayos de Florida, el huracán Camille en 1969 y Andrew en 1992.

Categoría 5

Los huracanes de categoría 5 en la escala Saffir-Simpson cuyos vientos soplan a 157 mph o más. Destruyen casas, tiran postes y dejan zonas inhabitables por semanas o incluso meses.

Hoy día la escala mide solamente la intensidad de los vientos esta escala se empezó a aplicar en el año 1969. En esa época poco se sabía sobre la evolución del clima en el futuro. El clima de nuestro planeta está cambiando y una escala creada hace casi 50 años debería ser revisada. ¿Es correcto medir un huracán solo por el viento?

Escala Saffir-Simpson han pasado casi 50 años desde su creación y debería ponerse al día. Una de las consecuencias del cambio climático es que los huracanes serán cada vez más potentes, avanzarán más lento y dejarán lluvias más cuantiosas.

Eso obliga al replanteamiento de esta escala.

Desde su puesta en marcha hasta el día de hoy, se ha modificado, curiosamente no por un motivo meteorológico, sino matemático, que afectó a las categorías 3, 4 y 5 en el año 2012.

Según el redondeo de decimales al cambiar de unidad de medida entre nudos y millas por hora justo en el umbral entre dos categorías. Podía ocurrir que se obtuvieran categorías distintas en función de la unidad

Otra modificación sobre la escala Saffir-Simpson es que ya no toma en cuenta la marejada ciclónica (el aumento del nivel del agua asociados con sistemas de baja presión) ni la presión central. Es decir, solo se centra en la intensidad del viento.

La posible ampliación a categoría 6 es posible, Océanos cada vez más cálidos garantiza en un futuro huracanes más potentes. Dado que la categoría 5 se asigna a todos esos huracanes con vientos superiores a los 251 kilómetros por hora, el meteorólogo estadounidense Jeff Masters abogó por la creación de una categoría 6 con su intervalo de vientos asociado.

Según Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, la escala Saffir-Simpson fue simplificada para evitar confusiones en el público.

Además, explica el meteorólogo Dan Kottlowski, “el viento puede medirse o estimarse con bastante precisión. Es la forma más consistente de medir la intensidad”.

Los modelos que toman en cuenta la marejada pueden ser precisos, pero solo unas 48 horas antes de tocar tierra.

Esto, explica Kottlowski, no deja mucho espacio para hacer predicciones. Pero hasta ahora la escala Saffir-Simpson sigue siendo la que se usa

 

Rafael Flores Esparza

Periodista. Director de Operaciones de RCEIN LATAM

Hola lectores necesito su apoyo tengo 4 años solo trabajando y financiando con la ayuda de mis hijos el portal ya no puedo más estoy obligado a cerrarlo ayúdenme para seguir cualquier monto aunque es muy bueno….seguir leyendo.
Donaciones RCENI
Hector Figuera

Hector Figuera

CEO Fundador del portal RCENI Radio Centroamérica Internacional Audiovisualista Temático Antropocentrico especializado en composición.