share on:
Comparte!

«Aunque las plantas podían crecer en el regolito, tenían que trabajar mucho metabólicamente para hacerlo», subrayan los investigadores.

Un equipo de científicos de EE.UU. publicó este jueves en la revista Communications Biology un estudio en el que anuncian haber cultivado por primera vez semillas en muestras de suelo lunar extraídas durante las misiones de la NASA a la Luna entre 1969 y 1972.

Los investigadores plantaron semillas de una planta con flores llamada Arabidopsis thaliana en 12 pequeños recipientes del tamaño de un dedal, cada uno con un gramo de suelo lunar, denominado regolito lunar.

Sorprendentemente, cada semilla germinó y no hubo diferencias externas en las primeras etapas de crecimiento entre las sembradas en el regolito y las semillas que por razones comparativas se colocaron en ceniza volcánica de la Tierra, con composición mineral y tamaño de partícula similar.

Un gran logro

El regolito lunar, con sus partículas afiladas y falta de materia orgánica, difiere mucho del suelo de la Tierra, por lo que este es un gran logro que indica el potencial de usar plantas terrestres para apoyar a los astronautas en los viajes tripulados a otros planetas.

«Cuando vimos por primera vez la abundancia de brotes verdes sobre todas las muestras en el suelo lunar nos dejó sin aliento», dijo la profesora de ciencias hortícolas Anna-Lisa Paul, directora del Centro Interdisciplinario de Investigación Biotecnológica de la Universidad de Florida y autora principal del estudio. «Las plantas pueden crecer en el regolito lunar.

Esa declaración simple es enorme y abre la puerta a la exploración futura utilizando recursos en la Luna y probablemente en Marte».

Sin embargo, a medida que avanzaban las etapas de desarrollo de las plantas, se hizo evidente que aquellas sembradas en la muestra de suelo lunar lo hacían más lentamente que sus análogas de suelo terrestre y eran, en general, más pequeñas y propensas a exhibir rasgos relacionados con el estrés, como raíces atrofiadas y una coloración negra rojiza que no es típica de un crecimiento saludable.

También mostraron actividad genética indicativa de estrés, similar a las reacciones de las plantas a la sal, el metal y la oxidación.

«Aunque las plantas podían crecer en el regolito, tenían que trabajar mucho metabólicamente para hacerlo», señaló Paul.

Aun así, el coautor del estudio, Rob Ferl, asegura que esta investigación es toda una revelación, ya que indica que «la vida no se limita a la Tierra» y que «podemos ir a la Luna y cultivar nuestros alimentos, limpiar nuestro aire y reciclar nuestra agua usando las plantas de la forma en que las usamos aquí», en nuestro planeta. Ya que el suelo lunar es cultivable.

“La verdad no existe, existen sólo los hechos la verdad la imponen los grandes medios y el poder detrás de ellos en las sombra”

No recibo dinero de ningún gobierno ni tampoco de algún grupo económico, los artículos que ustedes leen son producto de libertad absoluta, donde trato de escribir sobre los hechos porque sólo estos nos harán libres


Donaciones RCENI
Hector Figuera

Hector Figuera

CEO Fundador del portal RCENI Radio Centroamérica Internacional Audiovisualista Temático Antropocentrico especializado en composición.