share on:
Comparte!
Estos tres médicos venezolanos que realizaron la labor sin que les dieran de alta en la Seguridad social, sin seguro, con retrasos en los pagos y con una remuneración inferior a la acordada

La empresa que contrató el Gobierno de la Comunidad de Madrid para medicalizar las residencias de mayores en los momentos más duros de la epidemia recurrió a tres médicos venezolanos. A los que no dio de alta en la Seguridad Social. Estos trabajadores realizaron las tareas sin contrato, sin seguro, siendo remunerados menos de lo acordado. Y fueron despedidos cuando se quejaron de las condiciones laborales que tuvieron que enfrentar.

En un artículo publicado en eldiario.es, la periodista Laura Galaup. Narra el goteo de irregularidades que le han contado cinco profesionales que han trabajado para esa empresa.

Los hechos se enmarcan en la ‘Operación Bicho’. El nombre que la Comunidad de Madrid dio al plan que puso en marcha para medicalizar las residencias de la tercera edad de la región.

No deje de leer….4 mil médicos venezolanos en Perú se incorporan a la lucha contra la pandemia

El proyecto estuvo en marcha entre el 26 de marzo y el 6 de abril.

La Consejería de Sanidad contrató a la empresa Cardio Líder. Dirigida por Encarnación Burgueño, hija de Antonio Burgueño. Quien fuera el ideólogo de la privatización de la sanidad pública madrileña. Y actual asesor externo del gobierno regional para la crisis del coronavirus.

Encarnación Burgueño, sin experiencia en gestión sanitaria ni de residencias y sin equipos propios, contrató a la empresa de ambulancias privadas Transamed. Fue esta compañía, con muy poca estructura y empleados, la que reclutó a tres médicos venezolanos residentes en España, con visa de estudiantes pero no de trabajo, y a los que no dio de alta en la Seguridad Social.

Irregularidades

El testimonio de tres médicos venezolanos sostienen que hubo «un sinfín de irregularidades» y que cuando se quejaron, el gerente de Transamed, Eduardo Aragonés, amenazó con el despido: «Hay más gente, más médicos que quieren trabajar, hay más gente que quiere trabajar ilegales, que no les tengo por qué hacer ningún contrato. Vosotros mismos, de verdad. Es una pena», se le escucha decir a Aragonés en un audio recogido por eldiario.es.

Según el medio que ha desvelado el escándalo, estos tres médicos venezolanos se limitaban a levantar acta de la situación que existía en cada centro que visitaban y a indicar las necesidades de personal en informes firmados con el número de colegiado de cada profesional.

En total, fueron cuatro ambulancias las encargadas de visitar 200 de los 475 centros de la región en menos de dos semanas, labor a la que se ha referido la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, para defender su gestión de la crisis sanitaria en los centros de mayores, y a la que ha denominado «medicalización»

 

 

Fuente RT

Seo rceni

“La verdad no existe, existen sólo los hechos la verdad la imponen los grandes medios y el poder detrás de ellos en las sombra”

No recibo dinero de ningún gobierno ni tampoco de algún grupo económico, los artículos que ustedes leen son producto de libertad absoluta, donde trato de escribir sobre los hechos porque sólo estos nos harán libres


Donaciones RCENI
Hector Figuera

Hector Figuera

CEO Fundador del portal RCENI Radio Centroamérica Internacional Audiovisualista Temático Antropocentrico especializado en composición.