share on:
Comparte!
El corto metraje de Un perro andaluz fue catalogado como la primera película surrealista del cine. La película se hizo con 25.000 pesetas que les prestó la madre de Buñuel

En Un perro andaluz (Un chien andalou) no aparece ningún perro ni ningún andaluz. Se cree que el título es un «homenaje» surrealista a Federico García Lorca, que ya estaba enemistado con los directores. El poeta desde luego se dio por aludido.

Salvador Dalí (izquierda), Luis Buñuel (derecha). Fuente: Proyecto IDIS

Salvador Dalí (izquierda), Luis Buñuel (derecha). Fuente: Proyecto IDIS

1929

Fue un 19 de mayo de 1929 cuando por primera vez en Hollywood se llevó a cabo una ceremonia en la que se entregaba una estatuilla dorada a las películas más sobresalientes, por supuesto, unos cuantos años más tarde esta tradición llevaría por nombre los Oscar, un evento que para bien o para mal nos ha acostumbrado a mirar lo más impactante, bello, sólido y hasta lúcido y  cuerdo del cine. Sin embargo, y casi de manera irónica, ese mismo año surgió una obra que carecía de toda lucidez y racionalidad, su nombre: Un perro andaluz (Un chien andalou); sus responsables: un tal Luis Buñuel y un joven Salvador Dalí.

Buñuel tenía 29 años (fue su primera película) y Dalí 25. Ambos decidieron hacer un cine experimental, surgido lo más directamente posible del subconsciente. Buñuel declaró: «Escribimos el guion en menos de una semana, siguiendo una regla muy simple: no aceptar idea ni imagen que pudiera dar lugar a una explicación racional, psicológica o cultural».

“Escribimos el guion de Un perro andaluz en menos de una semana, precisamente en seis días, siguiendo una regla muy simple: no aceptar idea ni imagen que pudiera dar lugar a una explicación racional, psicológica o cultural”, dijo Buñuel alguna vez, cuando la prensa dijo no encontrar sentido a lo que veían.

Efectivamente, todo en la película

Un perro andaluz escapa de la lógica. El guión, escrito en seis días, plasmaba las primeras imágenes que les venían a la mente a los dos jóvenes, entre ellas la famosa navaja en el ojo (que nadie se asuste… en realidad era el ojo de una vaca comprado en una carnicería).

Imaginad el desconcierto de la gente cuando vio la película en el estreno. No sólo por la escenita de la navaja…. Sexo, violencia y sacrilegios están en casi todos los fotogramas: Burros putrefactos (una posible alusión a «Platero y yo», que ambos artistas odiaban), manos con hormigas (referente en la obra de Dalí), obispos arrastrados…

Por si acaso, en el estreno de Un perro andaluz Buñuel se quedó tras el escenario armado con piedras, oliéndose un linchamiento.

El caso es que Un perro andaluz se convirtió en una indiscutible película de culto que marcó a miles de cineastas y otros artistas posteriores, desde Magritte o Man Ray a David Lynch o los Pixies.

 

Fuentes consultadas historia-arte.com

SEO RCEni

Hola lectores necesito su apoyo tengo 4 años solo trabajando y financiando con la ayuda de mis hijos el portal ya no puedo más estoy obligado a cerrarlo ayúdenme para seguir cualquier monto aunque es muy bueno….seguir leyendo.
Donaciones RCENI
Hector Figuera

Hector Figuera

CEO Fundador del portal RCENI Radio Centroamérica Internacional Audiovisualista Temático Antropocentrico especializado en composición.